ASOCIACION DE EXALUMOS DEL LICEO GUATEMALA

BIENVENIDOS A NUESTRO FORO DE OPINIÓN. Puedes buscarnos en facebook www.liceista.org
 
ÍndiceÍndice  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 Con peculiar estilo Marista

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 241
Fecha de inscripción : 23/07/2008
Localización : Guatemala

MensajeTema: Con peculiar estilo Marista   Jue Jul 24, 2008 8:08 am

Con un peculiar estilo marista

97. Nuestro estilo educativo se fundamenta en una visión verdaderamente integral de la educación, que busca conscientemente comunicar valores. A la vez que compartimos esta misma visión con muchos educadores, especialmente en los ámbitos de Iglesia, nosotros utilizamos una metodología pedagógica peculiar que Marcelino y los primeros Maristas iniciaron y que era innovadora en muchos aspectos.

98. Hacemos nuestro su pensamiento de que “para educar bien a los niños hay que amarlos, y amarlos a todos por igual”. Según este principio, las características particulares de nuestro estilo educativo son: presencia, sencillez, espíritu de familia, amor al trabajo y seguir el modelo de María. Intentamos adoptar estas actitudes y valores como nuestra forma de inculturar el Evangelio. Es la suma de estas cualidades y su interacción lo que da a la metodología marista su originalidad, inspirada por el Espíritu.

Presencia

99. Educamos, sobre todo, haciéndonos presentes a los jóvenes, demostrando que nos preocupamos por ellos personalmente. Les brindamos nuestro tiempo más allá de nuestra dedicación profesional, tratando de conocer a cada uno individualmente. Personalmente, y como grupo, establecemos con ellos una relación basada en el afecto, que propicia un clima favorable al aprendizaje, a la educación en valores y a la maduración personal.

100. Procuramos acercarnos a las vidas de los jóvenes. Nos comprometemos con el mundo de los jóvenes saliendo a buscarlos en sus propios ambientes y a través de su propia cultura juvenil. Creamos oportunidades para involucrarnos en sus vidas y acogerlos a ellos en las nuestras. En la labor escolar nos preocupamos de prolongar nuestra presencia, a través de actividades de tiempo libre, ocio, deporte y cultura, o cualesquiera otros medios.

101. Esta presencia en espacios institucionales no significa una vigilancia obsesiva ni un “dejar hacer” negligente. Por el contrario, es una presencia preventiva que ayuda a los jóvenes a través del consejo y la atención prudente. Tratamos de ser firmes y exigentes con ellos de una manera respetuosa, a la vez que nos mostramos optimistas e interesados en su crecimiento humano.

102. A través de nuestra presencia atenta y acogedora, caracterizada por la escucha y el diálogo, nos ganamos la confianza de los jóvenes y promovemos en ellos una actitud abierta. Esto resulta particularmente cierto cuando les acompañamos durante un período largo de tiempo. Si esta relación no resulta posesiva, de ahí puede nacer una amistad que dure muchos años.

Sencillez

103. Nuestra sencillez se manifiesta en el trato con los jóvenes, a través de una relación auténtica y directa, sin pretensión ni doblez. Decimos lo que creemos y demostramos que creemos lo que decimos. Esa sencillez es el fruto de la unidad entre pensamiento y corazón, carácter y acción, que se deriva del hecho de ser honestos con nosotros mismos y con Dios.

104. A la sencillez añadimos humildad y modestia, componiendo así el símbolo de las tres violetas de la tradición marista: dejando que Dios actúe a través de nosotros y “haciendo el bien sin ruido”. Siendo conscientes de nuestras propias limitaciones comprendemos mejor a los jóvenes, y respetamos su dignidad y libertad.

105. En nuestra enseñanza y estructuras organizativas, mostramos preferencia por la sencillez de método. Nuestra manera de educar, como la de Marcelino es personalizada, práctica, basada en la vida real. De igual modo, la sencillez de expresión, que trata de evitar toda ostentación, nos ayuda a dar respuesta a las posibilidades y a las demandas de nuestras obras educativas actuales.

106. Orientamos a los jóvenes para que adopten la sencillez como un valor para sus propias vidas, animándoles a ser ellos mismos en cada situación, a ser abiertos y sinceros, y fuertes en sus convicciones. En un mundo impregnado de superficialidad, les ayudamos a valorarse a sí mismos y a valorar a los demás por lo que son, sin dejarse seducir por lo que tienen o por la fama; les enseñamos a saber apreciar el valor de una vida integrada, equilibrada y basada en el amor, construida sobre la roca del amor de Dios.


Espíritu de familia

107. El gran deseo y la herencia del Padre Champagnat es que nos relacionemos los unos con los otros y con los jóvenes como miembros de una familia que se ama. Procuramos hacer realidad ese deseo incluso en nuestras obras educativas más amplias y complejas.

108. Dondequiera que estemos, por tanto, nos comprometemos a construir comunidad entre todos los que se relacionan con nuestras instituciones y actividades, los que trabajan con nosotros, los jóvenes que nos han sido encomendados y sus familias. Todos han de sentir que están en casa cuando vienen a nosotros. Entre nosotros debe prevalecer un espíritu de acogida, aceptación y pertenencia, de manera que todos se sientan valorados y apreciados, cualquiera que sea su función o posición social.

109. Nuestra forma de relacionarnos con los jóvenes es siendo hermano o hermana para con ellos. Como en una buena familia, compartimos la vida con sus éxitos y fracasos; establecemos principios claros de honradez, respeto mutuo y tolerancia; demostramos que creemos en su bondad, y no confundimos las personas con sus actos cuando se cometen errores. Estamos dispuestos a confiar en el otro, a perdonarle y a reconciliarnos.

110. En el ámbito escolar, nuestro espíritu de familia se antepone a la idea de una educación orientada a los resultados que no respeta la dignidad y las necesidades de cada persona. Por el contrario, prestamos más atención a aquellos cuyas necesidades son mayores, que están más desposeídos, o pasan por momentos difíciles.

111. Los que ejercen funciones directivas adoptan un enfoque organizativo que refleja nuestros valores. Trabajan para que reine un espíritu de responsabilidad compartida y, al mismo tiempo, de autonomía responsable por parte de todas las personas implicadas en el proceso educativo.

Amor al trabajo

112. Marcelino Champagnat era un hombre de trabajo, un enemigo acérrimo de la pereza. Con esfuerzo tenaz y total confianza en Dios se formó a sí mismo, y esas mismas características se reflejaron en su atención a los fieles, al fundar su familia religiosa, al llevar a cabo todos sus proyectos. Marcelino, el constructor, nos muestra la importancia que tiene el estar dispuesto a “arremangarse”, a hacer todo lo necesario para el bien de nuestra misión. Seguimos su ejemplo siendo generosos de corazón, constantes y perseverantes en el trabajo de cada día, y esforzándonos en formarnos permanentemente.

113. En el marco escolar, el amor al trabajo exige una preparación cuidadosa de nuestras clases y actividades educativas: corrección de las tareas y de los proyectos de los alumnos, planificación y evaluación de nuestros programas, y apoyo complementario para aquellos que presenten cualquier tipo de dificultad. Ello supone iniciativa y decisión para encontrar respuestas creativas a las necesidades de los jóvenes.

114. En una sociedad en la que predomina el consumismo y el exceso, elegimos enseñar a la juventud a descubrir la dignidad del trabajo. Mediante nuestro ejemplo, los jóvenes aprenden que el trabajo es un poderoso medio de realización personal que da significado a la vida y que contribuye al bienestar económico, social y cultural de nuestra sociedad. De esta forma, cada uno de nosotros se convierte en “copartícipe de la creación” y continuamos con gozo y esperanza la obra del Creador.

115. Reconocemos la dramática realidad del desempleo. En esas circunstancias ayudamos a los jóvenes de una manera práctica a mantener la dignidad y la autoestima, y a ser creativos y perseverantes en su esfuerzo por conseguir trabajo.

116. A través de una pedagogía del esfuerzo, tratamos de que los jóvenes adquieran un carácter y una voluntad firmes, una conciencia moral equilibrada y valores sólidos en los que se fundamente su vida. Trabajamos con un estilo de motivación y de proyecto personal que se refleje en el aprovechamiento del tiempo, y el buen uso del talento y de la iniciativa. Promovemos el trabajo en equipo y les ayudamos a adquirir un espíritu de cooperación y sensibilidad social para servir a aquellos que tienen necesidad.

A la manera de María

117. María es el modelo perfecto para el educador marista, como lo fue para Marcelino. María, mujer seglar, primera discípula de Jesús, orienta nuestro camino en la fe. Como educadora de Jesús de Nazaret inspira nuestro estilo educativo.

118. María recorrió un itinerario de fe, como el nuestro. Aunque se educó en la tradición de su pueblo, quedó cautivada por la extraordinaria intervención de Dios en su vida. A pesar de ser “elegida entre todas las mujeres” , conoció la dureza de dar a luz en un sitio inhóspito, lejos de su pueblo, y sufrió la vida de los refugiados. Había polvo en sus pies.

119. Conoció las alegrías y las penas de la vida. Se maravillaba ante la grandeza de Dios incluso cuando se sentía perpleja. Con fe dejó actuar al Espíritu Santo. Con fe ponderaba los acontecimientos de su vida y la de su Hijo. Con fe respondió de todo corazón, sin esperar a tener una respuesta a sus preguntas, desde el “Sí” en la Anunciación hasta el dolor al pie de la Cruz. Con fe se convirtió en una humilde seguidora de la nueva familia de Jesús, cuyo solo deseo era hacer la voluntad del Padre.

120. En Nazaret, junto a José, proporcionó a Jesús la unidad familiar y el amor que necesitaba para crecer. Cuando Jesús fue adolescente, le dejaron desarrollar su propia identidad. Incluso cuando esto provocó malentendidos, confiaron en Él y siguieron ayudándole a crecer “en sabiduría, edad y gracia”. Dentro de la comunidad cristiana y desde sus comienzos, María siguió llevando a cabo su misión de madre y educadora.

121. El aspecto mariano de nuestra espiritualidad se manifiesta, ante todo, en el deseo de imitar sus actitudes para con los demás y con Dios. Con el canto de alabanza del Magnificat, María nos invita a testimoniar la solidaridad de Dios con los necesitados y los que sufren. Nos insta a hacer lo que Jesús nos diga. Está en medio de nosotros como símbolo de unidad y misión, igual que lo estaba entre los apóstoles el día de Pentecostés. Como Marcelino, vemos en Ella a nuestra Buena Madre y Recurso Ordinario, y le expresamos nuestra devoción de manera personal, familiar, sencilla, siguiendo las prácticas de la Iglesia y las tradiciones locales.

122. Llevamos esta dimensión mariana a nuestras catequesis y momentos de oración con los jóvenes. Les enseñamos a amar y honrar a María. Procuramos que aprendan a imitarla en su ternura, su fortaleza y constancia en la fe, y les animamos a que acudan a ella frecuentemente en la oración.

123. En todo lo que hacemos nos asociamos a María, para hacer nacer a Jesús en el corazón de los niños y los jóvenes. “Todo a Jesús por María. Todo a María para Jesús.”

Portadores del carisma de Marcelino

124. Aunque no hayamos sido siempre tan creativos o fieles como hubiésemos podido serlo al dar respuesta a las necesidades de los jóvenes, cierto es que el contacto con los diversos contextos culturales y religiosos a través del mundo ha enriquecido nuestra herencia debido al celo de generaciones de Hermanos, y de un número creciente de seglares en estas últimas décadas. Se ha enriquecido a lo largo de los años, igualmente, a través de la evolución de los enfoques pedagógicos y el desarrollo del pensamiento teológico.

125. Con un espíritu de fidelidad creativa, seguimos a Marcelino en cada una de nuestras tareas viviendo entre los jóvenes, especialmente los más desatendidos, como sembradores de la Buena Noticia y con nuestro estilo peculiar como Maristas.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://exliceogt.forosactivos.net
 
Con peculiar estilo Marista
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Mis dibujos al estilo BSP
» Pastelón de papas al estilo puertorriqueño
» Haz tu cartel estilo Obama
» Nuevo estilo navideño para el foro
» Relaciones de pareja: estilo limítrofe/inestable

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
ASOCIACION DE EXALUMOS DEL LICEO GUATEMALA :: Filosofía Marista :: Misión Educativa Marista-
Cambiar a: